LA UNIÓN DE MUJERES AGRICULTORAS Y GANADERAS DESARROLLA EL CURSO “CREACIÓN DE EMPRESAS” A TRAVÉS DE UNA SUBVENCIÓN CONCEDIDA POR EL INSTITUTO DE LA MUJER EN EL MARCO DEL MECANISMO FINANCIERO DEL ESPACIO ECONÓMICO EUROPEO

Alumnas del Curso  celebrado en Almendralejo (Badajoz)
Mujeres Creando Empleo se trata de un proyecto de información, formación, asesoramiento y acompañamiento dirigido  a mujeres que quieran emprender o consolidar una actividad empresarial y cuyas actividades se desarrollarán hasta el mes de octubre en diferentes lugares de nuestra geografía, Castilla y León, Castilla La Mancha, Cataluña, Extremadura y Valencia.

Los objetivos que se persiguen con la realización de este proyecto son fomentar el emprendimiento y la consolidación de proyectos empresariales de las mujeres, especialmente las  mujeres del medio rural a través de acciones en las que se posibilita el intercambio de experiencias emprendedoras, se promueve un interés por el mercado laboral y las actividades de emprendimiento, así como la sensibilización y  motivación hacia el autoempleo dotando a las mujeres emprendedoras de una formación en gestión empresarial y el desarrollo de capacidades emprendedoras que les permita poner en marcha y consolidar su idea de negocio en óptimas condiciones.

En la localidad de Almendralejo (Extremadura), finaliza hoy el Curso de Creación de Empresas, que desde 1 de septiembre hasta el 18 se ha realizado con éxito en esta localidad, donde un total de 18 mujeres emprendedoras recibirán hoy un diploma acreditativo. y donde las mujeres se han introducido al emprendimiento y al coaching, han desarrollado un proyecto y viabilidad de una empresa, han visto marketing y plan de negocios, así como la financiación actual que existe para emprendedoras.

En la actualidad las mujeres rurales están desempeñando un papel fundamental en la construcción de un nuevo modelo de sociedad rural y resultan indispensables en el modelo sostenible de desarrollo rural que plantea la Política Agraria Común y la Política Regional de la Unión Europea. El diseño de estrategias de desarrollo rural sostenible, implica necesariamente la incorporación de la dimensión humana y económica de las mujeres por lo que las actuaciones planteadas contribuirán a consolidar dicho modelo.